¿Sabías que el 51% de los internautas están dispuestos a compartir información personal a cambio de una experiencia más personalizada?

En el mundo en el que vivimos, donde las redes sociales nos conocen mejor que nosotros mismos, e incluso el 51% de los usuarios presiente que sus asistentes de voz escuchan conversaciones sin su consentimiento, llegar al cliente final a través de las redes sociales y de cualquier aplicación digital es cada vez más complicado.

Pero, de acuerdo con el último estudio de Selligent sobre el índice global del consumidor conectado, se abre una brecha en la Experiencia de Usuario que divide básicamente los productos digitales en dos: los que están enfocados a los objetivos de negocio y los que están hecho para las personas. La tendencia, según este y todos los estudios recientes, remarcan la importancia de acercar el diseño a las personas para lograr los objetivos de empresa. 

A continuación, os desgranamos las claves para diseñar productos digitales con éxito:

1. Sin datos no hay aciertos

El primer paso para casi cualquier cosa es el análisis, pero para el proceso de creación de un producto digital es esencial, porque es lo que determina el éxito o el fracaso del proyecto. En ocasiones, se piensa que ser ‘tecnológico’ y ‘digital’ es tener una aplicación, y el equipo se pone manos a la obra en sacar un producto sin tener en cuenta ni objetivos ni necesidades. Por eso es necesario realizar un estudio previo y detallado sobre el público objetivo y la competencia. En este punto también es importante la elaboración de una estrategia de testing que nos permita realizar pruebas de funcionamiento antes del lanzamiento del producto. 

En función de los objetivos del proyecto, se pueden establecer diferentes métodos:

  • Estudio de la competencia, ¿qué están haciendo nuestros competidores en este ámbito?
  • Análisis del Customer Journey, Mistery Shopper ¿en qué parte del proceso podemos mejorar o en qué estamos fallando?
  • Perfilado de audiencias, ¿conocemos realmente nuestro target?
  • Social listening, ¿qué habla el público de nosotros?
  • Focus group, ¿qué opinan los expertos?

2. Bajar las ideas de las nubes 

Pensar es el momento más crítico y quizá aterrizar las ideas sea el más costoso. Con los datos en la mano toca establecer un plan, un diseño del producto con el que conseguiremos esa experiencia que los usuarios confían obtener. En este punto hablamos de diferentes soluciones:

  • Diseño UX-UI
  • Diseño de un modelo de negocio
  • Desarrollo de un servicio concreto
  • Creación de planes de acción estratégicos

3. Prueba tu proyecto antes de lanzarlo

En España, de media más del 50% de las personas deja de seguir una marca si tiene dos o más experiencias negativas con ella

Éste es el momento de implementar tu estrategia de testing. Según el producto, las pruebas podrían ir encaminadas a test A/B, mapas de calor o pruebas de adaptación al mercado. Shakespeare decía que la mejor improvisación es aquella que está planeada, y no le faltaba razón, porque los fallos en digital tienen consecuencias desastrosas. En España, de media más del 50% de las personas deja de seguir una marca si tiene dos o más experiencias negativas con ella. Ten en cuenta la funcionalidad y la experiencia de usuario y ponlo en marcha cuando todo esté listo.

4. Muestra al mundo tu obra

muestra al mundo tu obra

De nada sirve crear la mejor aplicación del mundo si nadie la conoce. No podemos esperar salir al mercado y tener una fila de consumidores esperando ansiosos para comprar tu producto. De hecho, suele ser al revés, hay que salir y buscar a esos clientes que no sabían que estaban deseosos de encontrarte. Para ello, el marketing digital nos obsequia con muchas posibilidades, pero siempre resulta más útil establecer un plan antes de lanzarse al océano de herramientas y redes sociales. Acudimos al sabio refranero tradicional, que nos advierte: ‘quien mucho abarca, poco aprieta’, y que aplicado a este punto quiere decir que no por estar presente en todas las plataformas ni utilizar todas las herramientas posibles se obtendrán mejores resultados. 

Lo más básico es plantear a quién se lo quieres vender, dónde se encuentra tu público y definir las herramientas y estrategias adecuadas para llegar ahí y deja atrás ‘lo que he leído, lo que me han contado’. Si toda tu competencia genera un buen engagement en una determinada red social, puedes probar a empezar por ahí.

5. Los números son evidencias

Ante todo, hagas lo que hagas, es preciso llevar un registro lo más detallado posible de tus acciones para que puedas ir ajustando los parámetros. A veces es necesario optimizar la estrategia para conseguir los resultados esperados, esa es la esencia del análisis de datos. Algunas empresas se esfuerzan y sacan adelante proyectos originales y rentables, que terminan fracasando porque no tienen capacidad de reacción ante errores o giros inesperados a nivel de mercado.

El análisis de datos es esencial para el éxito del desarrollo de un producto digital.

El análisis de datos es fundamental para cumplir con las exigencias de los clientes, ya que permite determinar las mejores formas de comunicación con ellos, algo esencial para lograr la personalización de la experiencia imprescindible para cualquier producto.

Leave a Reply